25 marzo, 2019

Entendiendo la gamificación como la aplicación de mecánicas de juegos en contextos no lúdicos con el fin de resolver problemas y con el objetivo de cambiar comportamientos y generar más compromiso por parte del usuario, se explica que cada día más este concepto originario del mundo del marketing se extienda con rapidez en distintos sectores de la sociedad. Desde el campo de la política, donde se busca una mayor participación del ciudadano; pasando por la educación, en la que la principal prioridad es favorecer el aprendizaje de los chavales, o la salud, con beneficios claros tanto para profesionales como para pacientes.

Imagina la siguiente situación. Tienes un hijo de 8 años al que le han detectado diabetes y, como consecuencia de ello, el pequeño tiene que empezar a pincharse a diario de por vida. En principio no es una situación fácil, ni para él ni para los padres. ¿Cómo hacerle entender a un niño que todavía no sabe quiénes son los Reyes Magos, que su mayor preocupación en su vida es que le compren el Spinner, el juguete de moda, y que sueña con conocer a Cristiano o Messi? Aplicando técnicas de gamificación, como pueden ser sistemas de puntos, recompensas, misiones… Es por ello que las empresas farmacéuticas-Pzifer es una de ellas- están empezando a desarrollar aplicaciones que acompañen a los enfermos en su tratamiento y que permitan a los médicos hacer un seguimiento más cercano del mismo. Y es que, si tanto niños como adultos estamos todo el día enganchados al móvil, ¿por qué no utilizar esta “dependencia” en beneficio de la salud?.

Ventajas de implantar técnicas de gamificación en el sector salud

Los médicos aprenderán más sobre la enfermedad y verán un punto de vista hasta ahora desconocido para ellos al poder, por ejemplo, tener un seguimiento más detenido y cercano del tratamiento de su paciente. Además, se renovarán los antiguos y arcaicos sistemas de control de la enfermedad por nuevos métodos en los que se conseguirá una mayor implicación y motivación del profesional.

Mientras, los pacientes (aplicaciones como PatientPartner) serán más conscientes de su enfermedad y, en el caso de enfermedades prolongadas en el tiempo, resultará más llevadero. El paciente, además, se sentirá más acompañado en todo momento, al poder en algunos casos (Pain Squad iPhone ap) estar en continuo contacto con su médico y comentarle los síntomas que tiene. Por eso, otro de los puntos fuertes de la gamificación aplicada al sector de la salud es restarle dureza a ciertas enfermedades.

Otra ventaja es que les dará “empoderamiento”, otro término muy de moda actualmente. Ellos verán sus progresos casi a diario, tomarán conciencia de las consecuencias generadas si interrumpe el tratamiento y “en sus manos” estará llegar con éxito a la meta. Incluso, en función del sistema y del desarrollo de la aplicación, podrán asumir el rol de médico, al aprender más cosas sobre su enfermedad.

Está claro que las técnicas de gamificación no comprenden de edades, pero para los niños es una forma más sencilla de acercarles a la enfermedad y que lo vean como eso, un juego. No se consigue reducir el dolor, pero al menos les parece más “divertido”, y así lo pensaron los creadores de Monster Manor cuando idearon esta aplicación que busca involucrar a los niños que padecen diabetes para que se lo “pasen bien” mientras se pinchan.

La gamificación en la salud está ahora en pleno proceso de implementación y desarrollo e, igual que a día de hoy como hemos dicho anteriormente, se puede aplicar en enfermedades crónicas, como puede ser la diabetes, en un futuro no muy lejano se puede utilizar para concienciar a la población más joven de que es necesario adquirir unos hábitos saludables de comida (el exceso de peso infantil -obesidad más sobrepeso- en España, en población de 6 a 9 años de edad, es del 41,3%, siendo un 18,3% de obesidad y 23,2 sobrepeso, según el Estudio Aladino  de 2015).

Incorporando técnicas de gamificación en la salud, los profesionales ganan, pero quienes consiguen más beneficios a largo plazo son los pacientes. No cerremos los ojos ni le demos la espalda a nuevas formas de transmitir nuestro mensaje: salud es vida.

José Ángel Cano

JOSÉ ÁNGEL CANO

Banner Content
Tags: ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment