24 agosto, 2019

Los empleados son algo más que empleados: son personas, son clientes, pero también son embajadores de la empresa que pueden llegar a crear branding, algo con lo que muchas compañías nacionales e internacionales están obsesionadas.

Los departamentos de Recursos Humanos se han dado cuenta del papel tan importante que juegan sus trabajadores en las estrategias de comunicación de productos y servicios y están poco a poco trabajando con otros departamentos -el de Marketing sobre todo- para cambiar la manera que tienen de dirigirse y de comunicarse con los trabajadores, porque los empleados del siglo XXI no son personas que llegan, fichan, trabajan y se van a su casa hasta el día siguiente, ahora son “micro-influencers”, que pueden hacer mucho por la empresa y por mejorar la posición de marca de esta frente a la competencia.

La experiencia del empleado en la empresa es importante y en los últimos tiempos se está equiparando con la experiencia del cliente; de esta manera, mientras los departamentos de marketing se han centrado en los clientes externos (experiencia cliente), lo de recursos humanos buscan poner su foco en la experiencia del trabajador (cliente interno).

¿Beneficios que se consigue con esta nueva estrategia global de la empresa?

Se considera que la experiencia del empleado puede ayudar a retener el talento dentro de la compañía, a convertir a los empleados en potenciales clientes de los productos de la empresa y, por último, en embajadores de la marca de la empresa.

Y en este nuevo camino que, de la mano, han emprendido los empleados y los departamentos de marketing y recursos humanos las redes sociales tienen un papel muy importante. ¿Quién a día de hoy no tiene un perfil en twitter, facebook, instagram o linkedin donde poner casi a diario aquello que le gusta o le disgusta? ¿Por qué no utilizar ese potencial que cada uno de nuestros empleados tiene para beneficio de la empresa? Aunque parecen nuevos métodos, algunas marcas, no por redes sociales pero sí por otros canales, han utilizado a sus empleados como “embajadores de marca” y aquí recordamos la campaña de televisión de Balay con anuncios donde antiguos y nuevos trabajadores dan la cara por su empresa, creando en el receptor una sensación de humanización, de mayor credibilidad y de fidelización de la empresa con el trabajador y de trabajador con su empresa.

Ahora le ha tocado el turno a los compartidos, los favoritos, los retuits, los me gustas, las instagram stories a través de las cuales los empleados, conociendo previamente la estrategia de medios sociales a llevar por la empresa, utilizan estos canales para hablar de su experiencia como clientes. Son las recomendaciones, las críticas, las opiniones que hasta ahora conocíamos, pero que ahora se hacen a través de las redes sociales y a través de los empleados, generando un mayor engagement que si se hiciera desde la propia cuenta de la compañía. Según un estudio de Altimeter, el 90% de las empresas ya están en fase de implementar -algunas ya lo han llevado a cabo- un sistema que involucre más a los empleados.

Aunque el mismo estudio refleja que el 44% de los europeos prefieren mantener la vida laboral y personal separada, lo que lleva a no compartir contenido de la empresa, frente al 23 % de los norteamericanos.

Sea como sea, estamos ante un nuevo escenario y un gran reto para las áreas de recursos humanos y las de marketing para intentar reducir estas tasas e invertir en sus empleados con formación, con motivación, con implicación…

José Ángel Cano

JOSÉ ÁNGEL CANO

Banner Content
Tags: , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment